La impresionante calle de los huesos de Cáceres: Callejón de Don Álvaro

La impresionante calle construida con huesos: Callejón de Don Álvaro

callejón de Don Álvaro

En el corazón del casco antiguo de Cáceres, se esconde una calle cuyo nombre evoca misterio y asombro: la calle de los huesos. Al escuchar este nombre, la mente fácilmente se llena de imágenes de escenarios macabros y relatos tenebrosos. Sin embargo, detrás de esta aparente oscuridad yace una historia sorprendente que revela la intrincada interconexión entre la vida y la muerte, la evolución de los espacios urbanos y la persistente huella del pasado en el presente. Adentrémonos en el enigma del Callejón de Don Álvaro de Cáceres y descubramos cómo una simple coincidencia da origen a un enigma que desafía nuestras percepciones y nos lleva a explorar las capas ocultas de la historia de esta antigua ciudad.

Índice
  1. El misterio en la calle de los huesos
  2. Cómo llegar a la calle de los huesos de Cáceres

El misterio en la calle de los huesos

Desde luego, al encontrarse por primera vez con una calle adornada con huesos, uno podría pensar en escabrosos crímenes y relatos siniestros. Sin embargo, una investigación más detallada revela una verdad diferente.

Este pasaje se sitúa en ángulo recto con la Cuesta de la Compañía, conectando las plazas de San Jorge y San Mateo, es decir, en una región ocupada por iglesias.

En épocas antiguas, esta área albergaba el camposanto de San Mateo, abarcando desde la reconocible Casa del Sol hasta la parte trasera de la administración civil. Esta disposición sugiere el posible origen de los huesos. De hecho, en la entrada de la Casa del Sol se halla la palabra "CIMENTERIO" esculpida en la piedra.
¿Qué implica esto? Es probable que la presencia de restos humanos en la calle de los huesos de Cáceres no sea resultado de actos macabros o relatos fantásticos, sino más bien una consecuencia del traslado de los cementerios desde las zonas urbanas hacia las afueras de las ciudades. En este proceso, los materiales circundantes se reciclaron para construir nuevas edificaciones. Sea por falta de previsión o negligencia, los materiales del camposanto de San Mateo se utilizaron en la construcción de este callejón, huesos humanos incluidos o no.

Inicialmente, estos huesos no deberían haber quedado expuestos, ya que deberían haber estado cubiertos por otros materiales. No obstante, el paso del tiempo afecta a todo, y las paredes no son una excepción. Con el deterioro de la estructura, algunos huesos han emergido gradualmente, y en principio parece claro que son de origen animal pero la imagen ha dado lugar a una leyenda escalofriante y peculiar en pleno corazón del casco antiguo. La duda de que existan restos humanos entre esas paredes permanece

Así es como una curiosa coincidencia se transforma en un enigma intrigante, el misterio de la calle de los huesos de Cáceres.

Cómo llegar a la calle de los huesos de Cáceres

Desde la Plaza Mayor de Cáceres, subiendo las escaleras, atravesando el Arco de la Estrella seguimos de frente hasta llegar a la Concatedral de Santa Maria, a la derecha llegamos a la Plaza de San Jorge, veremos unas escaleras, a mitad de la calle a mano izquierda vemos el callejón estrecho llamado Callejón de Don Álvaro.

Quizá también te interese:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir